Un lugar en Borneo. Indonesia

Posted on Actualizado enn

Mas allá del mar de Java

Despertó ya en el suelo. El reloj marcaba la una y doce minutos de la madrugada. Los chillidos llegaron mezclados con la alarma del barco, un sonido estridente que no cesaba. No podía ponerse en pie y estaba aturdido pero no tanto como para no darse cuenta de la gravedad del momento. Alguien tiró de él y pudo incorporarse. No tuvo tiempo de agradecérselo porque ya estaba corriendo hacia la cubierta. Tampoco pudo verle la cara.
– Jusuf,  Jusuf- iba gritando sin detenerse y sin mirar hacía ningún lado. No podía apartar la mirada del suelo. Jusuf era el amigo que dormía junto con él en el salón de segunda clase. No le veía, no le había visto al despertar ni le veía correr ahora.
En la huida pisó el brazo desnudo de una mujer que estaba muerta. Casi tropezó y, de no haber sido porque pudo agarrarse al pomo de una puerta, se habría caído. Llegó a unas escaleras cuando el agua ya les estaba alcanzando y de nuevo una mano tiró de él.  Siguió corriendo. De pronto se encontró en el mar nadando sin ser consciente de si había saltado o le habían empujado. Todavía la sirena del barco no podía callar las voces de la gente. Pasados unos minutos sólo escucho los gritos pero no podía ver a nadie. Lo que vio luego nunca supo muy bien cómo describirlo.

A la tormenta le siguió un sol vengador y una soledad eterna en el mar de  Java. Pasados un par de días invocó el nombre de Alá  y  poco tiempo  después una fina lluvia humedeció su rostro. Estiró el cuello y abrió la boca tratando de beber todo lo posible. Había olvidado muchos de los versos que de pronto se agolpaban sin sentido en su mente. Intentó  ponerlos en orden buscando la manera de agradecerle la lluvia, pero no lograba ordenar una oración que lo hiciera. Después no pensó en nada y siguió bebiendo. Los dos días anteriores había rechazado al Dios que había permitido que viera como todos se ahogaban en un mar embravecido. El mismo debería haber muerto. Los gritos,  el frio, los gritos, el frio, los gritos, el frio, los gritos. De no haber sido por una pieza que flotaba hacía él cuando ya no le quedaban más fuerzas para continuar nadando estaría muerto. IMG_0990

Y lo estuvo. Durante cuatro días lloraron su pérdida, le buscaron, apareció su nombre en varios periódicos,  en emisoras de radio y pasó desapercibido entre los cientos de nombres de muertos y desaparecidos. Sólo los suyos rezaban por él  llamándole por su nombre.
Nadie creyó que hubiera sobrevivido durante esos días amarrado a un trozo de madera. Le salvó eso y las lluvias pero sobre toda la suerte. Pudo haber sido cualquier otro pero había sido él. Ni siquiera lo estaban buscando vivo. Su foto apareció en todos los medios de comunicación de Indonesia y en los televisores y ordenadores de medio mundo. Le respetaron el  poco tiempo  que tardaron en verificar que se encontraba bien, y lo convirtieron en una estrella mediática, en un triunfo del gobierno, en un milagro de Alá.

IMG_8584

Pasadas unas semanas se adentró en las selvas del Sur de Borneo,buscando la paz y el anonimato que había perdido después del naufragio. Era allí hacía donde se dirigían Jusuf y él aquella noche. Se subió al klotok y en cuanto dejaron el gran río Kumai  y se metieron por el pequeño Sekonyer algo cambió dentro de él. La vegetación se fue haciendo más densa, enormes mariposas blancas les salían al paso. Los gibones y langures eran más esquivos pero a los monos narigudos les podía la curiosidad por saber quienes eran aquellas gentes. Ya en tierra, al internarse en la selva, pudo ver como de las ramas de los árboles, agitadas con violencia, se asomaban presa del pánico o de una inquietante inocencia unos animales que le parecieron los más sublimes de todos. Una tormenta repentina volvió a ocultarlos. De nuevo estiró el cuello y bebió hasta que la tormenta pasó. De entre las hojas apareció un confiado orangután que, sin que pudiera explicar cómo, le miraba. Aquellos ojos le estremecieron. No podía regresar. No lo quería tampoco. Hasta el día de hoy sigue viviendo en esas selvas.

 

IMG_8714

Si quieres seguir viendo más fotos de nuestro viaje pincha aqui: https://www.flickr.com/photos/99763510@N03/sets/72157634934460436/


Duración del viaje: 4 días.  En Septiembre de 2010 viajamos a Kalimantan, la parte indonesia del sur de Borneo.  Para llegar hasta alli, volamos de Yakarta a  Banjarmasin,  ciudad en la que que cabe destacar su mercado flotante. Otro pequeño avión nos llevó a Pangkalanbuun y desde ahí en coche nos desplazamos hasta la ciudad de Kumai. Allí embarcamos en un klotok, pequeñas embarcaciones a motor que hacen el recorrido por el río Sekonyer y que utilizas tanto para desplazarte como comer y dormir http://www.orangutans-tourboat.com/ . En  nuestro caso la primera noche la hicimos en el  Rimba Orangutan Eco Lodge, www.rimbaecolodge.com.,  y las dos noches restantes en  el klotok.

Durante 4 días pudimos visitar los distintos lugares desde donde puedes acceder a ver a los orangutanes y el resto de fauna más visible del Parque Nacional Tanjung Puting:  macacos, gibones y  langures,  jabalíes y ciervos sambar. Los insectos palo,  hormigas de fuego, arañas y sanguijuelas eran los “pequeños compañeros” más frecuentes en los distintos trekking que  se pueden hacer, siempre acompañado por un guía, por el interior de la selva. Una vez de vuelta al río los monos probóscide o monos narigudos  se dejaban ver entre la espesa vegetación  entre la cual también vimos distintas garzas, martín pescador y enormes mariposas de distintos colores. Al anochecer vale la pena navegar buscando las zonas del río donde se concentran un gran número de luciérnagas.

Lecturas: “El cuarteto de Buru” Pramoedya Ananta Toer

Películas: “El acto de matar” Joshua Oppenheimer  http://www.filmaffinity.com/es/reviews/1/668038.html

Información de interés: http://www.indonesia.travel/en/destination/443/tanjung-puting-national-park-re-introducing-orang-utans-to-the-wild; http://orangutan.org/rainforest/tanjung-puting-national-park/ ; http://www.elrincondesele.com/cronicas-de-un-viaje-a-indonesia-capitulo-cuarto/

IMG_8921 IMG_8738

IMG_8810

Anuncios

Un comentario sobre “Un lugar en Borneo. Indonesia

    Soraya escribió:
    1 enero, 2016 en 6:11 pm

    Maravillosas fotos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s